TRILOGIA CAPITAN BITCOIN

Manuales de disidencia para enfrentar el futuro

18 abril 2024

Desde esta semana tenemos a la venta en la librería tres libros llamados a levantar polémica y a remover entrañas. Nos referimos a los manuales de disidencia escritos por el analista anónimo Capitán Bitcoin, cuya labor podéis seguir en Twitter desde hace años.

Estos tres libros se presentan como manuales para la lucha disidente – tranquilos, amigos de la censura, no son manuales para construir bombas o preparar atentados, nada de violencia -; no son meras radiografías de nuestro mundo en cuestiones ideológicas, económicas y de “memoria histórica” sino que funcionan a modo de guía de actuación para luchar contra los discursos sistémicos sobre estos asuntos y propone consejos para enfrentar estas batallas dialécticas y funcionales.

Son discursos que, como advierte su creador, no son aptos para masas. Son discursos discutibles – como todos – pero valientes, sin duda a contra-corriente y que ayudan a tener una visión diferente sobre el mundo que nos rodea y por eso nos interesan en el Rincón de Pensar.

Desde aquí no podemos más que recomendarlos, por su profusa documentación, por su estilo ameno y directo y porque nos gusta la gente que se sale del camino marcado. Defenderemos siempre dar espacio a visiones disidentes, no por adoctrinar (algo que no nos cansamos de repetir) sino porque solo con debates de ideas verdaderamente abiertos y sin censuras se puede llegar a conclusiones provechosas y efectivas.

Para saber algo más sobre estos libros hemos charlado con su responsable, Capitán Bitcoin.

Sé que no me vas a desvelar tu identidad pero también estoy obligado a comenzar con esta pregunta ¿Quién se esconde detrás del nombre de Capitán Bitcoin? ¿Qué nos puedes contar de ti?

Puedo contar mucho, pero no debo. En realidad mi identidad no tiene importancia. Soy un español anónimo que habla desde la libertad más absoluta. Represento una voz divergente y contestataria en una sociedad donde la libertad de expresión se reduce año a año y donde cada día se impone más la dictadura del pensamiento único. La libertad de prensa y de publicar información de forma libre también está degradándose, como evidencia el último estudio de RSF: mientras nuestro vecino más parecido a nosotros, Portugal, ocupa el 9º puesto en el panel de libertad de prensa nosotros hemos descendido hasta el puesto 36, superándonos países como Trinidad y Tobago, Cabo Verde, Moldavia o Jamaica… Con una libertad de expresión y de prensa amenazada por el régimen socialistoide actual, que trata de imponerse secuestrando todas las instituciones y los contrapoderes del país, las voces polémicas y divergentes son más necesarias que nunca. Sin debate ni reflexión social solo puede existir la opresión y la dictadura.

Mi humilde voz en X solo es una más de millones que deberían clamar en redes, televisiones, radios, periódicos, libros o cada vez que un político traidor a la nación hablara en público. Contestar y disentir es defenderse, y no parece que los españoles seamos muy hábiles en ello. La élite quiere domeñar rebaños, no gatos, y rebaños domeña en España, por desgracia.

Capitán Bitcoin se ha convertido en uno de los nombres más conocidos en Twitter entre los seguidores de discursos «divergentes» a los del poder. ¿Por qué elegiste el anonimato?

También yo me sorprendo del crecimiento del perfil: nos acercamos a los 300.000 seguidores… Elijo el anonimato porque desde esta posición puedo ejercer la máxima libertad con las menores represalias posibles. Aunque España es tolerante con los individuos de otras razas, religiones, etnias, o inclinaciones sexuales (quizás el país más tolerante del mundo), no es igual en cuanto a tolerancia ideológica. El rodillo progresista y su potente aparato mediático, que se ejecuta desde las aulas hasta en los noticieros o las series de Netflix, nos han hecho gentes intolerantes con el que piensa diferente en este ámbito. Todo lo que se salga del pensamiento único socialdemócrata es estigmatizado y repudiado, y los que se muestran abiertamente conservadores o liberales pueden verse perjudicados en ámbitos tan importantes como el laboral.

Por otra parte, soy muy crítico con el islam, religión que profesan dos millones de personas en España, por lo que podría ser vulnerable si mi identidad fuera pública. Hay casos de asesinato de personajes que fueron críticos con el islam (ver Charlie Hebdo), de persecución judicial (Oriana Fallaci), de protección por amenazas (Michel Houellebecq) y de graves lesiones físicas (Marzieh Ebrahimi)… de forma que criticar una ideología político-religiosa con la que se identifican mil millones de personas no es una broma.

¿Y por qué Twitter? ¿Cómo has vivido el polémico cambio de dueño? ¿Ha cambiado para mejor la red desde la llegada de Musk?

Ha sido positivo, sin ninguna duda. Hemos pasado de una dirección abiertamente subordinada a la élite izquierdista americana y su discurso woke, a uno más centrado y libertario. Mientras que antes los perfiles divergentes del pensamiento único estábamos perseguidos e incluso había grupos especializados en eliminarnos de la plataforma vía reportes masivos (yo fui muchas veces sancionado y suspendido), que hoy que te eliminen por esta vía es más difícil si no eres extremo en tus ideas.

El cambio de liderazgo con Elon Musk ha sido muy bueno para la libertad de expresión en todo Occidente, lo que podría ser mucho más trascendental para nuestro futuro colectivo de lo que muchos creen. Al final, las civilizaciones entran en crisis, y la nuestra lo está, como explico en Disidencia Activa. Frente a esto tienen dos posibilidades: o son superadas o no lo son. Si la masa entiende estar en crisis y es lo suficientemente inteligente, innovadora y reflexiva como para superar el reto, la nación o civilización sigue hacia adelante con un ímpetu renovado. Es lo que le pasó a España tras la amenaza existencial de al-Ándalus, un ente foráneo y hostil que arrinconó a nuestros ancestros en el norte. Tras este reto superado, aquella España primigenia, o el Reino de Toledo previo, renació y se expandió como nunca… Pero si el reto no es superado, si la élite y la población no tienen la frescura e inteligencia para responder al reto, la civilización desaparece, es sustituida por otra más fuerte a nivel bélico o cultural, o se convierte en otra cosa diferente.

Creo que el papel de «foro global» de Occidente que representa X (antes Twitter) podría ser clave para sobrevivir. Youtube, Facebook o TikTok no están ni mucho menos a la altura. Han demostrado su censura y control abusivo de los mensajes divergentes con el poder, restringiendo debates necesarios como el cultural o el migratorio. Algunas como TikTok incluso son partícipes de la degradación cultural y desarraigo social actuales, además de suponer un grave deterioro en la productividad y nivel de conciencia de los ciudadanos, al atentar contra la atención diaria de las personas. Hablo más sobre ello en Disidencia Defensiva y doy trucos para salir de ello a nivel personal.

En tus libros defiendes que se están produciendo recortes en la libertad de expresión – cosa que parece poco discutible – ¿cuál ha sido tu experiencia personal en este asunto?

Como te decía, he sido cancelado muchas veces. Soy objeto de insultos y amenazas constantes. Me han amenazado con denunciarme, incluso jueces. Tengo constancia de denuncias contra mí no admitidas. Y por supuesto he tenido que borrar muchos tuits y mi cuenta fue suspendida en dos ocasiones, teniendo que apelar para que me la devolvieran. La primera vez la perdí, la segunda vez pude recuperarla (tenía 60.000 seguidores). Lejos de hundirme, restablecí mi cuenta y aproveché para redoblar esfuerzos en mi tarea. Me sirvió la influencia de uno de los que más celebraron mi caída (Rubén Sánchez, también conocido como Facuo -de Facua-) para evidenciar el talante de esta parte más casposa, rancia e intolerante del sector izquierdista, el que más se lucra del actual statu quo, resguardándose en el discurso mainstream, siempre apoyado por las masas de incautos, buenistas y desinformados. Publicar en repetidas ocasiones su tuit celebrando mi caída tuvo, paradójicamente, una especie de «efecto Streisand» en Twitter que ayudó a propulsar mi cuenta hasta los cientos de miles de seguidores.

Te estamos entrevistando hoy por la publicación de tu trilogía de manuales de disidencia que ya se puede conseguir en nuestra librería. ¿Qué te lleva a escribir estas más de 800 páginas? ¿Cuál es tu objetivo?

Una parte del contenido de los manuales puede ser tan solo una forma teórica de entender la realidad, lo cual tiene su valor, pero hay otra que sin duda es de extrema utilidad para protegerse en el entorno que vamos a transitar. En esta vida hay que hacer cosas que ayuden a los demás. Cada cual debería elegir cómo. Yo he elegido esta (entre otras). Creo firmemente que las personas que lean lo que hay ahí dentro podrán enfrentarse con más herramientas al futuro que se avecina. Si con ello puedo serle de utilidad a un grupo de compatriotas que lea con atención habrá valido la pena pasarme cientos de horas analizando información, descubriendo, desentrañando, sintetizando y escribiendo frente a una pantalla. Me consta que hay gente agradecida con este trabajo, por las muchas reseñas y felicitaciones recibidas.

Twitter muchas veces se convierte simplemente en un campo batalla de zascas efectistas sin contexto ni fundamento intelectual, pero los libros nada tienen que ver con eso, rezuman conocimiento en cada una de las materias tocadas ¿cómo ha sido el proceso de preparación y escritura?

Tienes razón con lo de Twitter, se ha convertido en parte en zascas poco fundamentados. En parte es el juego que hay que jugar. Yo adapto mi mensaje a mis lectores… en cuanto a la preparación, he leído bastante a lo largo de mi vida. Comprender la realidad desde el punto de vista más elevado siempre ha sido de mi interés. Y trabajar con palabras e información me ha resultado bastante fácil. Además, me he puesto en contacto con personas y conocimientos elitistas que no están a disposición del 99,99% de la población. Algunas de las ideas que expongo en los libros no se encuentran en casi ningún otro lugar o su acceso es complejo y en otros idiomas… el proceso de escritura conlleva sintetizar y filtrar mucha información e intentar hacerla accesible a cualquiera. El resultado es que cualquiera puede leer y entender toda esta esfera de conciencia. O eso espero.

Cada uno de los tres volúmenes pone su foco en un campo concreto – aunque estén todos interrelacionados – la ideas políticas, la economía y la historia ¿son estos los tres frentes en los que se dirime la batalla por el futuro de la sociedad?

Son bases muy importantes, sí. Pero en mi caso surge como una respuesta a una demanda. Me di cuenta del interés que ofrecían mis ideas, lo que me llevó a estructurar «Disidencia Activa». Tras ello, la gente me pidió más sobre la forma de protegerse de una realidad de cambio de ciclo que muchos percibimos y que traerá acontecimientos drásticos: más pobreza y más sufrimiento (siento decirlo), con una clase media en retroceso. De ahí salió «Disidencia Defensiva», donde expongo el panorama sombrío que llegará a partir de los años 30 y de cómo salir mejor parado del final de una época. Los paralelismos entre los felices años 20 del siglo pasado y la actualidad son numerosos.

Cuando terminé y publiqué este manual pude ver con más claridad que faltaba una pata: la historia. España y la Hispanidad transitan una decadencia mayúscula (también Occidente en su conjunto). Esto se evidencia en una pérdida de identidad, de carácter y de autoestima. Definitivamente, esto no es justo. Hemos sido manipulados con narrativas corrosivas y falsas, y el daño que nos han hecho nos hace estar más fragmentados y ser más débiles. Solo hace falta ver la penosa situación de Hispanoamérica, un pozo de socialismo infecto, falta de libertades, narcotráfico, corrupción, pobreza y falta de propósito común. Es un drama y un fracaso.

España sería parecida a una Venezuela o Argentina europea si no estuviera tan cerca del mercado europeo, tan potente, porque la mentalidad es bastante parecida. Cambia el contexto. Y todo esto pese a disponer de un potencial humano y material increíble. Somos un buque de enorme potencial, con unos mismos orígenes que nuestros hermanos del otro lado del Atlántico, con más de 500 millones de personas, al que han gripado con distintas estrategias de división como la Leyenda Negra. Si nos curamos de esa enfermedad divisiva y remáramos en sintonía hacia nuestros propios intereses, seríamos imparables. Desde luego, una nueva potencia geopolítica frente al avance de China y la hegemonía estadounidense. «Disidencia Histórica» es un enfoque que debería ser tomado en cuenta.

¿Tienes la sensación de que cada vez más gente desconfía de los discursos oficialistas, de las modas sociales impuestas, del alarmismo climático… y se está produciendo un «despertar disidente» si se me permite la cursilada?

No estoy seguro. A menudo se cae en el error de pensar que nuestras conclusiones están más extendidas de lo que realmente están. Vivimos en cámaras de eco personales, que a menudo se hermetizan más incluso en las redes, que selecciona el material que a nosotros nos gusta. Pero la mayoría en España y en Europa es afín al partido único socialdemócrata (verdes, socialistas, populares…) que votan lo mismo 8 de cada 10 veces en el Parlamento Europeo. Queda mucho para que los discursos oficiales pierdan fuerza, aunque sí creo que irán debilitándose con el tiempo: las mentiras no son sólidas sin el apoyo constante de la propaganda. Y los medios para vehicular esa propaganda, por suerte, cada vez están siendo más dejados de lado (véase la TV).

En cualquier caso, la concienciación en masa de la gente sobre las realidades que los grandes medios ocultan, ¿se puede lograr con pedagogía o uno no abre los ojos hasta que se lleva la hostia?

Hay dos formas de aprender como sociedad: la concienciación y el sufrimiento (lo que también aplica para las personas a nivel individual). Si no transitamos la primera vía, más sutil e inteligente, nos enfrentaremos a la segunda indefectiblemente. Personalmente, creo que la segunda vía es inevitable dada la coyuntura actual a nivel nacional y macroeconómica, pero no todos la sufrirán con la misma intensidad. A los más inteligentes y previsores siempre les va mejor, incluso en las peores situaciones. Y esta no será una excepción. Cuando llegue la gran tormenta algunos estarán desnudos, otros llevarán flotador y otros se habrán construido su propia arca de Noé.

A lo largo de tus libros hablas del comunismo y el socialismo como gran peligro para el desarrollo, pero ¿no es la Agenda 2030 y políticas similares un tipo de «pinza» entre capitalismo y comunismo?

Este es un tema muy poco analizado y debatido. Vamos a lanzar algunas ideas para despertar conciencias al respecto. Como bien dices, la Agenda 2030 reúne lo peor del capitalismo de amiguetes actual y del socialismo planificador que concentra el poder en unos pocos políticos elegidos «democráticamente» pero subordinados a instancias superiores. Lo primero que llama la atención lo ajena que es a lo democrático. Es una agenda de la élite para la plebe: un conjunto de objetivos y principios diseñados por multimillonarios en foros opacos para que sean adoptados por los súbditos de unas naciones cada vez más vaciadas de soberanía. Un programa obligatorio, no optativo, que no ha sido votado por los europeos en ningún referéndum, basado en principios moralistas supuestamente buenos, pero con un trasfondo nocivo cuando es analizado con serenidad.

En su locura intervencionista, los burócratas arrogantes establecen unos objetivos que aparentemente podrían ser loables y compartidos por la mayoría, pero que esconden grandes errores. Tratan de determinar aspectos muy profundos de la civilización, como la relación entre hombres y mujeres (más conflictiva), la apertura migratoria con África sin criterios para paliar el invierno demográfico (algo no exento de perjuicios y conflictos culturales que trata de ocultar en favor de una inclusividad mal entendida), establece las nuevas creencias que debe tener la población (extirpar el cristianismo en favor de una amalgama de ideas progresistas sin profundidad ni calado espiritual), o apuntala un radicalismo verde relativo al cambio climático antropogénico que no admite discusión ni argumentos, pero que conlleva una mayor carga impositiva sin oposiciones (¿quién sería tan malvado como para no querer salvar el planeta de una emergencia?) y una mayor planificación económica por parte de organismos supranacionales y estados para hacerle frente y frenar el supuesto «drama planetario».

Es decir, en el fondo hablamos de más concentración de poder en unos pocos que planificarán nuestra vida social y económica. Un socialismo 2.0 de tintes mentirosos y totalitarios que nos perjudica claramente. Todo en detrimento de la soberanía popular de las naciones como España, la libertad ciudadana en su conjunto y la verdad de las cosas, y también del bloque occidental como bloque, ya que China y Rusia emiten CO₂ y crecen sin más agenda que la que les interesa como países soberanos.

La agenda nos desvela también cosas evidentes, pero poco señaladas, como que en España no tenemos soberanía popular. Tres de los cuatro grandes partidos del país comulgan con el catecismo agendista, y sus líderes llevan el pin de la agenda, como buenos vasallos de su Señor. Ahora bien ¿quién es este Señor? Desde un punto de vista geopolítico es obvio: hablamos de la nueva religión del imperio socialdemócrata alemán. En Disidencia Histórica profundizo más en por qué esta agenda está impulsada y promocionada por Alemania, el país que lidera y domina el «Imperio Europeo». Igual que el Imperio Español se valía del catolicismo para replicarse y prosperar en lo ideológico, o el Imperio Ruso se sirvió de la lucha de clases y ese corte de ideas comunistas, también Alemania se sirve de la Agenda 2030, su ariete ideológico imperial, para crecer y dominar, erosionando y compitiendo a su vez con el líder mundial que es Estados Unidos.

Parafrasearé una de las preguntas anteriores para cuestionarte sobre el tercer volumen, dedicado a la historia de España. Tras la publicación de los exitosos trabajos de Mª Elvira Roca Barea y Marcelo Gullo parece haber una cierta rebelión académica y social contra la Leyenda Negra y esa visión de nuestra historia como un cúmulo de atrocidades ¿estás de acuerdo?

Antes hablábamos de cómo Alemania está usando el europeísmo para dominar Europa, a través de la Agenda 2030, precisamente. Pues esto no es algo nuevo como veremos a continuación. Para entender la Leyenda Negra es necesario entender lo que ha sido España y también su hambre imperial cuando dominaba Europa. Esta tensión expansionista derivó en el auge de los primeros nacionalismos, una forma de defensa nacional basadas en la enemistad de un conjunto de príncipes y ciudades del Sacro Imperio Romano Germánico con el potente Imperio Español de Carlos V, que tenía un ambicioso proyecto político: la Universitas Christiana, es decir, la Universalidad Cristiana, con el que pretendía la unidad religiosa en toda Europa y la defensa del cristianismo católico frente a sus amenazas disgregadoras. Esta reacción anti-imperial de las naciones que rompen con Roma y se resisten al avance español católico deriva en el uso de la propaganda para ello. Una propaganda que erosionará a España hasta siglos después.

Esas «atrocidades» son en realidad propaganda muy antigua que sirve como arma arrojadiza contra España, un imperio poderoso y amenazante en expansión. Más tarde llegaría la disgregación del Imperio Español en numerosos países irrelevantes con líderes que necesitaban de una justificación para sus malos resultados económicos y sociales tras mucho después de independizarse de la metrópoli, y también para autoafirmarse como entes independientes: más Leyenda Negra… y podríamos continuar los actuales enemigos de España y sus intereses en nuestra debilidad como Hispanidad, pero creo que es innecesario. Los trabajos de Roca Barea o Marcelo Gullo están ahí para el que quiera empezar a profundizar y ver la historia desde un punto de vista más equitativo, menos frentista y polarizado.

En el volumen dedicado a la economía nos presentas un horizonte aterrador. Siendo un texto del 2022 ¿cambiarías alguna receta o previsión del mismo a tenor de lo vivido desde entonces? ¿Es posible esquivar la bala?

Las previsiones económicas son harto difíciles de acertar si hablamos de fechas exactas. Ahora mismo diría que tendremos un periodo de relativa bonanza hasta el primer bache, que sucederá alrededor del año 2028, y después de esto vendrá lo peor, a mediados de la próxima década, posiblemente (2035/36). En Disidencia Defensiva explico el mapa más probable de los acontecimientos hasta llegar allí. Sinceramente, no creo que sea algo eludible. Hablamos de ciclos económicos seculares que incluyen grandes depresiones. En términos simples, las estaciones del año no se pueden frenar. Estamos en el otoño, y nos queda pasar por una Gran Depresión y un invierno, que tendrá sus particularidades. El invierno tiene sus oportunidades para el que está preparado y sabe leer el mapa. Hay que saber planearlo a tiempo y tener abrigos para soportarlo. No serán tiempos tan fáciles como el de la última mitad del siglo XX, sino particularmente complicado y de retroceso en bienestar. Parece sorprendente para el que piensa en el progreso como en una curva lineal siempre ascendente, pero las cosas no funcionan así.

Pintas un panorama muy negro, pero ¿hay alguna esperanza de reconducir la situación de manera no drástica?

Ninguna posibilidad, es decir, un 0%. Puede llegar unos años antes o unos pocos después, pero la nueva Gran Depresión no es algo eludible. Todos los desequilibrios que vemos ahora terminarán con un fin de ciclo doloroso. Estamos cerca del fin de un superciclo de 100-110 años que dará paso a una nueva situación mundial. Ya estamos empezando a ver síntomas de lo que está por llegar, como el enorme apalancamiento del sistema financiero o las deudas monstruosas de las naciones.

La etapa que transitamos se caracteriza por la prosperidad para la inversión en acciones y bonos, donde crecen las burbujas especulativas en bolsa y los bienes raíces. La próxima parada vendrá marcada por el pinchazo de la burbuja del mercado de acciones tras un último tramo parabólico de un mercado alcista de 40 años. Después queda por venir la quiebra deflacionaria, y entonces los metales preciosos brillarán más que nunca, alcanzando máximos históricos mucho más altos que ahora. El invierno se caracteriza por cosas como esta. La inflación de dos dígitos llegará antes de 2030 y conducirá a un colapso financiero en la década de 2030. Los porqués están desarrollados en «Disidencia Defensiva».

¿Habrá más manuales disidentes?

Es posible que sí, tengo en mente un cuarto volumen, pero de momento no lo he empezado. Hablaría de libertad personal y la relación con la actual sociedad, tan disfuncional en enferma en diversos aspectos.

Gracias por tu tiempo, tienes carta blanca…

Insistir en la advertencia: como ya he dicho, viene una tormenta que lleva tiempo gestándose (muchas décadas), inquietándome porque supondrá un antes y un después. La mayor parte de personas que tomen contacto con estas palabras pasarán por aquí sin reacción, otras, las menos, tomarán medidas. Vienen tiempos complicados por delante y debes protegerte desde ya. Esto no tiene apenas relación con el socialismo que sufre España o la locura burocrática de la Unión Europea. Hablo de corrientes más profundas que no se analizan habitualmente. Solo te digo una cosa. Construye tu arca porque se escuchan los truenos de la mayor tormenta económica que hayamos experimentado. No será fácil, y puedes empezar a construir un arca sólida para ti y los tuyos.

ERDP

Carrito de compra
Scroll al inicio