Matar no es asesinar

Autor:

Edward Sexby

Editorial:

Pepitas

ISBN:

9788418998706

Fecha de edición:

Junio 2024

Páginas:

96

Medidas:

17 x 12 cm

Idioma:

Español

Disponibilidad: Solo quedan 3 disponibles

11,90

El panfleto de Sexby es uno de los textos más famosos producidos por la revolución inglesa que tuvo lugar entre 1640 y 1660. Es, tras las obras de Maquiavelo, La Boétie y algunos otros, un clásico de la crítica de la dominación. Su originalidad radica, en primer lugar, en el hecho de estar explícitamente dirigido, al contrario que sus precedentes, contra un tirano con nombre y apellidos, al que se incita a dar muerte sin contemplaciones y por cualquier medio disponible. […]

[de la presentación, atribuida a Guy Debord]

*

Edward Sexby nació en 1616 en el condado de Suffolk (Inglaterra) y murió en Londres, en prisión, en 1658; se cree que se suicidó para ahorrarse su inminente ejecución, pues había sido condenado a la horca y a que su cuerpo fuera descuartizado.

El coronel Sexby combatió en dos revoluciones, siempre junto a los más radicales: fue oficial en el ejército que libró la guerra civil contra el rey y, cuando el pueblo, el ejército revolucionario y el mando se enfrentaron por cuáles debían ser las consecuencias sociales de su victoria, Sexby tomó partido por los Niveladores, que cuestionaban la propiedad existente y exigían para todo inglés el derecho a autogobernarse.

Sexby publicó en 1657, bajo el seudónimo de William Allen, este deslumbrante panfleto de resonancias bíblicas que, mediante una lúcida exposición y una descomunal sorna, invita a acabar cuanto antes y por todos los medios disponibles con el tirano y con su régimen de terror.

Este clásico de la crítica social, que no ha perdido ni un ápice de su vigencia y que fue reivindicado a finales del siglo xx por el ambiente situacionista, es prácticamente desconocido en nuestra lengua; hasta donde nosotros sabemos, se encontraba inédito en España, aunque ha sido editado recientemente en Costa Rica.

Carrito de compra
Scroll al inicio