jpeg-optimizer_rosameron

Rosamerón

Los tres socios que hemos puesto en marcha la editorial Rosamerón procedemos de tradiciones ideológicas, religiosas, generacionales e incluso culturales muy distintas. Pero a los tres nos gusta celebrar nuestra amistad discutiendo de cualquier asunto humano o divino. Esta es nuestra manera de ser y esta quisiéramos que fuera la manera de ser de nuestra sociedad.

En la tradición democrática no ha habido libros intocables. Lo único intocable ha sido el diálogo y la crítica racional, es decir, la actitud de responder con argumentos —y no con puños— a las tesis que nos incomodan.

Conviene no olvidar que cuando los atenienses condenaron a muerte a Sócrates por poner en cuestión los dioses de la ciudad, utilizar argumentos poco comunes y educar de manera diferente a los jóvenes, quienes salieron perdiendo fueron los atenienses, que se quedaron sin Sócrates.

En Rosamerón publicamos libros cuyas tesis no necesariamente compartimos porque lo que nos importa es su esfuerzo por hacer más comprensible nuestro tiempo; pero nos negamos a hacernos eco de cualquier postura que crea legítimo condenar libros a la hoguera o utilice las ideas como excusa para el uso de los puños.

En definitiva, nos gustaría contribuir en la medida de nuestras posibilidades al fortalecimiento de una sociedad en que la ciudadanía fuera acogedora de diferencias y las diferencias fueran acogedoras de argumentos.

En esto estamos empeñados.

Carrito de compra
Scroll al inicio